lunes, 1 de agosto de 2016

TE QUEREMOS

Querido abuelo:

Hoy hubiera sido tu 83 cumpleaños. Lo vamos a celebrar toda la familia en tu memoria, como si siguieras aquí todavía, entre nosotros. No ha pasado un solo día en que no pensara en ti, lo hago casi constantemente. Cuando no lo hago, me entra un sentimiento de culpa y de nostalgia que me hace desdibujar tu silueta y siento que te pierdo. No quiero olvidarte nunca.
Todo está aparentemente normal en nosotros, aún y así, en la profundidad se palma la pérdida. La casa está llena de fotos tuyas, justo de aquel último día en el que comimos todos juntos y tú estabas tan contento. La yaya te ha hecho una especie de santuario en casa para que descanses a gusto, y yo a veces, prefiero hablarte o escribirte.
Querido yayo, a veces, me entra la impotencia y el deseo de que vuelvas y luego me doy cuenta de que es un deseo demasiado egoísta e inútil. En tus últimos días, fui a verte e intenté hablar contigo, pero ahora me encantaría poder darte tu último abrazo.
Por las noches, sueño que te veo pero sé que es sólo producto de mi imaginación. La mama, te tiene en el móvil y en ocasiones la veo acariciándote y hablándote. Todos te echamos mucho de menos.
Si pudiera pedir algo, sería mantenerte siempre en un rinconcito de mi mente y de mi corazón.


Te queremos yayo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada