martes, 27 de diciembre de 2016

PEQUEÑA LUZ

Me gustaría ser una pequeña luz radiante. No demasiado llamativa ni con exceso de efectos lumínicos. Una pequeña luz radiante y cálida. Bastante simple pero diferente a las demás. Llamaría la atención sin darse cuenta. Cómo si fuese un pequeño detalle. Un detalle como por ejemplo una sonrisa sincera, una mano sobre el hombro, o un: <<¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras? ¿Qué tal las vacaciones?>> 
Creo que cualquiera se podría contagiar e incluso enamorar de la bondad. Es algo inevitable. En cambio, algo noble, bueno y sincero y que además haya visto el otro lado (aquel lado oscuro, celoso, envidioso, rencoroso y reprimido), no se puede contagiar ni enamorar de cualquiera. Es algo contradictorio e incluso paradójico, pero es totalmente cierto. No creo que la pura, la verdadera bondad, pueda confiar en cualquier disfraz de inocencia. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada