domingo, 17 de julio de 2016

YO



Hola,
Hace tiempo que te hablo y no me escuchas, te alabo y me ignoras; sólo haces que soñar.
Espero no haberte hecho mucho daño con las pesadillas, los dolores de cabeza y las paranoias nocturnas, es que no sé qué me pasa que ya no sé cómo llamar tu atención.
Desapareces, vienes y vuelves a desaparecer, y a mí me abandonas, como siempre en un pequeño lugar de tu cabeza donde nadie me escucha.
A veces te despiertas llorando sólo porque he querido ver si aun me notabas aquí dentro, aunque tú prefieras esconderlo para los demás.
Y en cambio cuando te duermo, no me ignoras, sólo porque te relaja seguir llorando hasta rendirte, sólo porque tus ideas y tu pesimismo te nublan tanto de mí que ya no consigues verme…. A veces me siento sola; si no me escuchas.
Y es que parece que tu no seas yo o que yo no sea tu, parece que nosotras no podamos conseguir aquello que tanto quisimos sólo porque no me conoces lo suficiente. Sólo porque desconfías incluso de mi; desconfías incluso de ti misma.
¡Qué pena llegar a esto!¡Qué pena que sólo veas esa pequeña parte de las cosas, esa que te recuerda al pasado insatisfecho, al futuro no completado, al logro no recompensado!
Qué pena no poder ser de otra manera y no como piensas tu; ser otra persona…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada